Reflexión Dominical / Oscar Uzín, OP

febrero 14, 2011

La tarea de reflexionar y escribir…

Filed under: Uncategorized — Oscar Uzin @ 2:46 am

Debo reconocer que el trabajo escriturístico de un cierto día, que se presenta en la mañana y termina
hasta el medio día, es un esfuerzo sencillo y generalmente aceptable. Por una parte, tengo
una forma especial de escribir, buscando puntos sencillos pero interesantes, por lo menos
para mí. Por otra parte, no es tan difícil encontrar un punto aceptable para comenzar lo que,
de alguna manera, llega a ser un artículo. Soy el primero en comprender que ninguno de los
esfuerzos de “construcción” para la página es demasiado difícil. Siempre hay algo sencillo para
comenzar, y no es demasiado difícil terminar. Los resultados son generalmente sencillos, pero
uno piensa que lo que se ha escrito poco a poco tiene algo de valor para otras personas. Tal
vez el secreto está en la sencillez que generalmente acompaña y completa lo que uno esperó
con buena voluntad. De todos modos, los lectores generalmente se quedan tranquilos con lo
que han leído, y se olvidan de ello cuando han terminado la escritura. Al fin y al cabo, nadie
está obligado a leer lo que encuentra en la página de un sencillo escrito dominical.

Oscar Uzín.

Anuncios

febrero 6, 2011

Reflexión Dominical 6 febrero 2011

Filed under: Uncategorized — Oscar Uzin @ 3:49 pm

En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo.

La presentación de los tres tesoros sagrados de la Vida Divina, que Dios otorga a los que se entregan totalmente a su gracia, muestra su presencia invisible, pero real.

Dios fortalece a todos los humanos, varones y mujeres, que al comienzo de la oración buscan en primer lugar el amor procedente de la fe. Los santos saben que si la fe no falta en nuestra oración, el Espíritu que vive dentro de nosotros nos mueve a la fuerza de la Fe personal.

¿Qué es la fe cristiana que respetamos y saludamos cada día? Es la seguridad de haber recibido, en la presencia invisible de Dios en nuestro ser, su vida misma. ¿Dios se presenta a los seres humanos que lo buscan? Sí, pero sólo en la sencilla entrega personal del silencio y la oración.

¿No vemos a Dios en la tierra? En parte sí lo vemos cada vez que lo buscamos en la oración interior. Pero sabemos que sólo lo vemos en el corazón. Dios no vive en los términos de nuestras seguridades personales, sino en el silencio absoluto de su invisibilidad.

La escritura sagrada dice que las mujeres que seguían a Jesús lo contemplaron en silencio absoluto cuando lo vieron muerto. Y aunque sabían que Jesús estaba con Dios después de su muerte, lo buscaron llorando hasta que lo vieron. ¿Dónde lo encontraron? En primer lugar, cada una de ellas, en su corazón. Luego, en su fe.

No veremos al Señor en nuestras tumbas sino en nuestras entregas personales después de la muerte. Como todavía no lo hemos visto en esas circunstancias, estamos a oscuras. Y seguiremos así hasta la resurrección universal. Pero no será algo como un sueño. Será la entrega absoluta en un instante que durará hasta el final de los tiempos.

Oscar Uzín, OP Cochabamba, Bolivia

enero 31, 2011

En el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Reflexión Dominical 23 de Enero 2011

Filed under: Uncategorized — Oscar Uzin @ 1:38 pm

La presentación de los tres elementos de la Vida Divina que Dios otorga a los que se entregan totalmente a Él y se muestra en su gracia invisible pero real. Dios fortalece a todos los seres, varones y mujeres, al comienzo de las oraciones procedentes de la fe. Las iglesias cristianas nos muestran que si la fe faltara en la oración, el Espíritu que está dentro de nosotros nos movería por la Fe.

¿Qué es la Fe cristiana que respetamos y saludamos en cada uno de nuestros días? Es la seguridad de que hemos recibido la presencia invisible de Dios en nuestro ser. ¿Se presenta Dios a los seres humanos que lo buscan? Sí, pero en la sencilla presencia del silencio y la oración.

¿No vemos a Dios en la tierra? En parte sí lo vemos, cada vez que lo buscamos en la oración silenciosa interior. Pero no lo vemos con los ojos sino en el corazón. Dios no vive en los términos de nuestras seguridades completas, sino en el silencio absoluto de su invisibilidad.

La Biblia nos dice que las mujeres que seguían a Jesús antes de su muerte lo contemplaron en silencio absoluto después de su muerte. ¿Dónde lo vieron? Cada una de ellas, en primer lugar, en su corazón, en que creían sin falla en la promesa de la resurrección.

Cada persona cristiana ve al Señor Jesús cualquier día, si está llena de fe. “Una sola cosa pido al Señor: vivir en la casa del Señor todos los días de mi vida, para gozar de su

Dulzura y contemplar su Templo”. Los creyentes de hoy saben con fe que Jesús está con cada uno de ellos.

“Jesús recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y sanando todas las enfermedades. Iba proclamando la Buena Nueva del Reino, mediante oración y servicio.”

enero 14, 2011

La bondad del Señor Jesús: Reflexión domingo 16 enero 2011

Filed under: Uncategorized — Oscar Uzin @ 11:01 pm

Si se presentara el título a personas normales, un buen número de ellas estaría de acuerdo, pues el dinero es uno de los elementos más importantes para la vida humana. Para algunos, es lo más importante. Muchos lo dirán tranquilamente, reconociendo un elemento básico de su vida actual.

Pero es posible que otros lo nieguen, si están siendo escuchados. Es común oír a gente que dice: “Yo no amo al dinero, puesto que es algo necesario, pero trabajo mucho para obtenerlo”. Está muy bien, pero es posible que haya un amor silencioso, especialmente si uno no quiere usarlo bien.

Hay que recordar que todo lo que logramos en la vida, incluso lo más pequeño, viene de Dios, que está presente en nosotros y nos ilumina y fortalece para que lo encontremos en todo lo que hacemos. El arte de Dios está presente en lo que Él hace en cada uno de nosotros, y en todo lo que nosotros hacemos en El.

Es necesario recordar que todos los seres humanos somos hijos e hijas de Dios. No hay doble creación en la acción divina. Todo ser humano es único, por muy pequeño y débil que parezca. Algunos sufren por tener mucho y otros por tener poco. Pero debemos creer que todos somos hijos de Dios.

Pero todo lo incomprensible en la vida humana viene de Dios. Incluso lo que parece no ser nada. Nuestra fe en el Creador nos ayuda a ser pacientes. Todo lo que está mal en mí, puede ser el comienzo de algo extra en mí. Así nos lo asegura la fe.

enero 7, 2011

Reflexión Dominical 9 enero 2011

Filed under: Uncategorized — Oscar Uzin @ 8:27 pm

Reflexión Dominical 9 Enero 2011

El día Domingo es sagrado para la
Iglesia, porque recuerda varios
elementos principales de la fe. Lo fue
en el tiempo de Jesús y lo es en cada
oración de los cristianos que deciden
engrandecer a la iglesia, de acuerdo a
la voluntad divina.

Una forma sencilla de hacerlo es con la
dirección de la comunidad, mediante la fe
que se levanta humildemente al Señor.

Por eso todas las ciudades abren sus
portones para la entrada de Jesús Señor,
enviado por la Divinidad para salvar a
la humanidad.

Varones y Mujeres se esfuerzan por
llevar a cabo su oración frente a Dios.
La iglesia católica lo hace mediante la
oración llamada “Sagrada Misa”, que
lleva al cielo la acción de los fieles.

Es bello ver al pueblo que lo sabe y se
acerca a la comunidad para recibir la
bendición que desciende de Dios.

Que todos los hombres y mujeres que
agradecen la presencia sagrada en este
día de fe y esperanza, lleven al
Padre, Hijo y Espíritu Santo en la oración
que se acerca a nuestro Señor Jesucristo.

Y que la Virgen María, Madre del
Salvador, llene de gracia a todas las
mujeres y varones para bendecir así a
nuestra Patria Bolivia. Amén.

Oscar Uzín OP.

noviembre 26, 2010

Año Nuevo Litúrgico 2011 — Reflexión N° 963 — 28 Noviembre 2010

Filed under: Uncategorized — Oscar Uzin @ 8:22 pm

Cada Año Nuevo Litúrgico es generosamente esperado por varones y mujeres que, al venir el día especial, desean que sea perfecto. Es el que se recibe al comienzo del gran día esperado por todos: la Navidad. Todos conocemos el refrán: “Año Nuevo, Vida Nueva, Nuevo Amor”. Se promete mucho, aunque no se sabe todavía lo que sucederá en ese día, a medida que se acerca la noche especial, esperada por muchos.

Muchos varones y mujeres se esfuerzan por tener buenas esperanzas, que son el comienzo sencillo de la felicidad. Las muchas decisiones, incluso las que se esfuerzan hasta llegar a la búsqueda de la casa propia, que se conoce desde hace mucho tiempo, son la llegada y la partida. Las dos pruebas de la entrega del que ha busca una vida buena. También desean lo que ya indicaron en el programa: que los amigos presentes se unan a la búsqueda de lo mejor.

La capacidad que nuestra raza ha logrado en su estudio del mundo que nos rodea, permite que la raza humana, por muy pequeña que sea todavía y sin posibilidad actual de vivir en la Luna (los sabios se están esforzando para lograrlo pronto en forma completa), es que la imagen celestial que amamos sirva también para, algún día, visitar otros mundos.

Esto significa, por supuesto, que es necesario que la humanidad se decida por completo. Mientras las diversas fracciones del mundo en que vivimos sean una tontería absoluta, nada será posible para avanzar en la conquista del espacio de ambos ídolos: la Tierra y la Luna. Pero, como siempre, los seres humanos somos muy raros al luchar unos contra otros.

Por otra parte, vemos el esfuerzo de algunas naciones para agrandar la posibilidad de buenos encuentros entre unos y otros. ¿Quienes son ellos? En la simple mirada, los otros seres humanos que caminan por los mismos lugares que nosotros. Excepto que nadie iría a molestar a los del otro lado, sino simplemente iría a conocer a los diversos “yo” y “tú”.

Parece sencillo, pero no lo es. Lo podemos ver en cualquier lugar de la calle, especialmente en los lugares con dos personas que “se creen”. ¿Por qué no saludar? Aunque no se conozca al desconocido, siempre es posible decir “permiso”, “gracias”, “hasta luego”. Varias personas nos dirán que somos atrevidos (tal vez). Pero no todas.

Fuera de nuestra Tierra, sólo tenemos nuestro Cielo y nuestra Luna. Pero

esos dos tesoros son suficiente para todos nosotros. Respetemos y vivamos

felices con lo que tenemos. Lo tendremos una sola vez.

noviembre 22, 2010

La Esperanza Segura — Reflexión Nª 962 — Domingo 21 Noviembre 2010

Filed under: Uncategorized — Oscar Uzin @ 11:17 pm

Muchas personas cristianas ponen su fe en la Sagrada Familia de Jesús, junto con José y María. Muchos cristianos que recuerdan su fe, también recuerdan a la familia divina. Jesús, José y María son la gran realidad divina del nacimiento de uno de los elementos más importantes de la vida interior. A pesar de que la oración cotidiana parece haber desaparecido para muchos, en realidad Jesús y sus padres siguen viéndonos desde Dios.
Aunque el único ser sagrado viviente en corazones que aprecian su fe es el Señor Jesús, su Padre y su Madre son humanos que están junto a él en la historia sagrada.
No es difícil, para cristianos y cristianas, recordar cada día a la Sagrada Familia.
La inmensidad de Dios habría sido imposible para la gran mayoría de varones y mujeres que quieren vivir su fe cristiana continuamente, estar junto a ellos tanto en la vida terrenal actual como en el camino relativamente sencillo de los seguidores del Hijo de Dios.
En los varones y mujeres que siguen siendo fieles a la enseñanza básica del cristianismo, el encuentro con los sagrados tesoros, en el divino misterio de la Sagrada Familia, son un paso hacia Dios. No sólo porque los tres enviados por Dios a la humanidad son conocidos por toda la Iglesia, sino también en el recinto de nuestra fe.
Estas realidades sagradas no sólo son conocidas ahora en todas las iglesias, sino que señalan el camino hacia el Rostro Divino de Dios. Los cristianos y cristianas, y también los varones y mujeres, que buscan al Creador, sea donde sea, están seguros de encontrarlo. Y eso es lo que la fe promete generosamente.

noviembre 15, 2010

Familia de Jesús, María y José — Reflexión N° 961 — Domingo 14 noviembre 2010

Filed under: Uncategorized — Oscar Uzin @ 1:22 am

Para quienes recuerdan diariamente su fe cristiana, la familia de Jesús, José y María es uno de los elementos más importantes de su vida interior. A pesar de que la oración cotidiana parece haber desaparecido para muchos cristianos, hay que recordar que Jesús, José y María siguen viviendo perfectamente en la fe.

Aunque el único miembro sagrado viviente, en corazones que aprecian su fe, es el Señor Jesús, su Padre y Madre humanos están siempre junto a él en la historia cristiana. Felizmente no es difícil para muchos recordar tal vez diariamente a esa divina trinidad humana.

La inmensidad divina habría sido imposible para la gran mayoría de varones y mujeres que quieren vivir bien su fe cristiana. La trinidad humana de Jesús, José y María ha sido el camino relativamente sencillo de las personas que siguen al Hijo de Dios en su deseo de tener fe.

Es comprensible que la trinidad mencionada sea “fácil” para el mundo cristiano de hoy. La vemos con la ardiente

entrega de algo real y hermoso que se nos ha dado. Si uno

puede imaginar a una doncella, un trabajador y un niño llenos de suave hermosura en cualquier lugar del mundo,

ahí encontramos a la Sagrada Familia.

Y eso es precisamente el don recibido de Dios desde hace mucho tiempo. La grandeza divina manifestada en la grandeza humana mediante los tres elementos: el Hijo,

el Padre y la Madre. El bello triángulo que los varones cristianos y las mujeres cristianas se manifiestan frente al Hijo; el Hijo de Dios. Toda familia en el mundo debe estar abierta a la grandeza de Jesús: Padre y Madre.

noviembre 6, 2010

La Cruz de Jesús — Reflexión Dominical Nº 960 — Domingo 7 Noviembre 2010

Filed under: Uncategorized — Oscar Uzin @ 6:39 pm

La página presentada por los evangelios muestra a Jesús en Jerusalén, no en una de sus visitas a la Tierra Santa, sino en la presencia final que lo llevará a la muerte en cruz y a la resurrección. Es decir, a realizar la labor que el Padre decretó a su Hijo, para terminar con el Espíritu Santo la salvación universal.

Los cristianos y cristianas que cada año viven la muerte de Jesús en la oración solemne de la Semana Santa saben que la acción del Hijo de Dios fue, para todos los varones y mujeres que decidieron vivir según la voluntad divina, el sagrado tiempo interior de la fe. Así Jesús ingresa a todos los corazones renovados por la fe.

¿Son muchos los bolivianos y bolivianas que viven las fechas de vida y luz que se acercan? No lo sabemos, porque eso depende de cada uno de los cristianos y cristianas que lo logran. La entrega de la fe es propia en todos los que ejercen la libertad de vivir su propia fe.

En la actualidad hay grupos que pretenden matar la fe cristiana. Esto existió desde que el Señor Jesús caminó por este mundo y fue el primero en recibir la terrible muerte de ser colgado en una cruz. Pero, precisamente porque no se negó a una terrible muerte, su fuerza y su fe fueron el comienzo de la salvación de toda la humanidad.

Los evangelios nos dicen que Jesús fue colgado en la cruz y quedó así hasta que su vida terminó con inmenso dolor. Muchas mujeres y varones, desde entonces, fueron horriblemente destrozados por las fuerzas diabólicas que los cuelgan de mil maneras en la cruz de Jesús. Las muertes sagradas han llenado así al planeta. ¿Quiénes más serán clavados con Jesús?

octubre 28, 2010

Del Bien y del Mal — Reflexión Dominical N° 959 — Domingo 31 Octubre 2010

Filed under: Uncategorized — Oscar Uzin @ 3:21 pm

La escena bíblica de hoy es una de las más extraordinarias de todo el año. Comienza con la llegada de Jesús a la ciudad de Jericó, y luego sigue mediante Saqueo, hombre de gran riqueza personal. Tanto entonces como ahora, el encuentro será rápido debido al dinero, y presente sólo en las manos de un jugador.

En este relato nace ya una relación inmediata entre dos de los personajes. El mencionado Saqueo, que quiere acercarse a Jesús, de quien había oído hablar muy bien, y Jesús mismo, que actúa con Saqueo mediante la bendición y la salvación.

El desarrollo de ambos movimientos es interesante: Jesús quería ayudar a Saqueo, y Saqueo quería conocer a Jesús. Esto muestra que el encuentro humano puede suceder en cualquier tiempo y lugar. El ser humano se da cuenta de que necesita mejorar mucho en sí para sanar su vida. Y el ser divino, que quiere y puede sanar todos los males del mundo.

Pero el camino por el mundo no está siempre florido. De una u otra manera, nos encontramos frecuentemente con el mal. No es solamente porque a veces nos descuidamos. Es mucho peor: hay fuerzas en el mundo que viven buscando el mal, porque quieren luchar contra Dios y vencerlo. No sólo los que no conocen a Dios, sino también los que quieren vencer la fuerza de Dios. Ellos son las fuerzas del mal.

Es terrible encontrarse con el mal. Uno pensaría que eso sólo sucede cuando la lucha es muy fuerte y difícil de vencer. Pero también se manifiesta cuando uno no siente su presencia. En las primeras páginas de la Biblia ya aparece el mal. Dios lo dice claramente en el comienzo mismo del Génesis: “De cualquier árbol del jardín puedes comer, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque entonces sí morirás sin remedio”. (Génesis 2:17).

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.